martes, 28 de marzo de 2017

Paseo por Cueva Fresca 2017

REVISITANDO CUEVA FRESCA EN 2017
                                       

 David,  Yolanda, Miguel,  José Manuel y José Luis.




Una vez más, Los Brincapozos de Espeleo- Romeros, volvimos  a Cantabria con la  idea de dar un paseo por  Cueva Fresca, hasta los pozos de la unión. Como esta vez teníamos más días, aprovechamos para buscar nuevas cavidades, en este caso, localizamos la entrada de  Torca Cez, el viernes y  Torca  la Sima el sábado.

El domingo, decidimos ir a  Fresca. Nos tocó madrugar un poco, ya que  sabíamos que tenían intención de entrar  unas 20 personas del grupo  Geget de Getafe, y no queríamos tener que coincidir en los pasos clave de la cueva, para evitar posibles aglomeraciones con el consiguiente retraso.
Que limpitos estamos

Llegamos a las Casitas del Asón sin entretenernos, nos vestimos y  nos subimos por el camino hacia la boca de la cueva. La primera parte del camino se hace cómoda, pero una vez salimos de este y comenzamos el ascenso por la senda que lleva arriba, se hace más duro y complicado, debido al desnivel existente.

Vamos que nos vamos

 

Boca de Cueva Fresca




Una vez en la boca, nos calzamos los aparatos y nos adentramos en Fresca. Al poco de entrar llegamos a la zona de los laminadores, donde sopla bastante aire, una vez pasados, subimos un corto resalte montado en fijo que nos deja paso  a la galería principal de Cueva Fresca.
Se trata de una gran galería descendente que nos lleva a  una rampa resbaladiza, que bajamos por los escalones que hay tallados en el suelo, continuamos descendiendo hasta que la galería hace un giro a la derecha donde encontramos en la pared un pasamanos montado en fijo. Siguiendo la galería subimos una colada resbaladiza también por los escalones que hay en el suelo  y avanzamos por la galería hasta llegar al Bloque 64, donde hay  2 pasamanos también montados en fijo  que nos permiten pasar sobre una grieta de unos 15 metros de profundidad. 

1º Pasamanos
2º Pasamanos del Bloque 64
Tras este paso, y después de avanzar por una zona de agua y barro blanco con mucho cuidado para no resbalar,  llegamos a la Fuente de los Macarrones, llamada así porque cae agua de una formación que hay en el techo de la que salen unas estalactitas muy finas con forma de macarrón, que tras contemplarla unos minutos y sacar algunas fotos proseguimos nuestro camino, casi sin darnos cuenta llegamos en seguida al famoso paso del Tracastín, una grieta transversal bajo nuestros pies de 1,5 metros aproximadamente, que pasamos entre risas y bromas.



Fuente de los Macarrones
 


David en el Tracastín



Pocos metros después estamos en la Vira de la Araña,  un largo pasamanos con poca dificultad, que permite atravesar una  ancha grieta que desfonda la galería, si  bajamos al fondo unos 15m de profundidad, podemos comenzar la ruta circular hacia el  Cañón Rojo
Atacando la Vira de la Araña





Una vez pasamos la vira de la araña, se continua por la galería, que nos obliga a subir para atravesar unos grandes bloques, y  una vez arriba, podemos ver a mano izquierda una gran galería (El Gran Atajo) y de frente la galería  de grandes dimensiones llamada la 5ª Galería. Tras un pequeño paseo por esta  gran galería, llegamos a la impresionante Sala Rabelais, gran sala donde las luces no alcanzan a ver toda su magnitud, y donde  se oye caer en su fondo el agua procedente de una pequeña cascada. En este punto aprovechamos para beber y picar algo antes de continuar.
Una vez que terminamos, bordeamos la sala  por la izquierda hasta llegar a una empinada rampa, por la que bajamos, si  vamos hacia la izquierda, iríamos hacía el Cañón Rojo, pero nosotros vamos por la derecha,  a buscar un paso un poco estrecho que después de pasar entre unos bloques encajados, da paso  a la galería que comunica con los Pozos de la Unión y el río de Tibia.

Esta galería tiene tramos estrechos  y alguna gatera que nos conduce, tras bajar una rampa de 8 m y subir un resalte,  hacia el cruce de la Diaclasa de los Parisinos, un paso marcado con un pequeño reflectante.
José Manuel como ya conocía esta parte prefirió quedarse esperando, mientras los demás como no quedaba mucho  seguimos por la diaclasa para intentar llegar a los pozos de la unión;  esta diaclasa es bastante estrecha y se hace algo incómoda, por lo cual recomendamos a David, que había cogido algún kilillo de más, que se quedara haciendo compañía a José Manuel (arrestado), mientras que José Luis, Yolanda y yo (Miguel), continuamos  por la diaclasa, sin las sacas, hacia los Pozos de la Unión con el río de Tibia.
Al final de la diaclasa encontramos una cuerda montada a nuestra izquierda, que nos ayuda a subir un resalte de unos 4 metros, que nos conduce a una galería descendente que va a dar a un pozo  de unos 10 M montado con cuerda en fijo, con una cabecera en forma de grieta estrecha que dificulta un poco su acceso a la vertical.
En esta zona cambia la estructura de la roca, se convierte en un color negro con suelo de arena en algunas zonas.

Tras bajar el primer pozo de Unión, una corta trepada nos lleva por conducto a una alta sala donde encontramos a la izquierda  la cabecera del  2º Pozo de Unión con el río de Tibia.
Se trata de un P-15 con cabecera estrecha que está fraccionado  y  a unos 5 metros vuelve a estrechar, abriéndose después según vas bajando al  río de Tibia.
Una vez en el río remontamos unos 100 metros, echamos un traguito de agua y decidimos volver con nuestros compañeros, que nos estarían esperando para volver todos juntos hacia la salida.
Un traguito de agua



Rio de Tibia


Cuando salíamos, nos encontramos con un motón de componentes del  grupo Geget en la 5ª Avenidaque iban hacia el Cañón Rojo, charlamos unos instantes y seguimos camino hacia la salida, no sin antes hacer unas fotos de la Gran Estalagmita que se puede ver  a la izquierda en la parte alta de la galería antes de bajar hacia la Vira de la Araña.
La famosa Gran Estalagmita


Columnas detrás de la Gran Estalagmita


Salimos, sin contratiempos, sobre las 19h, que nos permitió bajar hacia el coche con luz suficiente, aunque estaba la tarde bastante nublada.
Ya nos estamos tan limpitos


El Oso cariñoso recien salido de la cueva


Resaltar la estupenda labor de reinstalación de los anclajes que han realizado, a través de la Federación Cántabra de Espeleología, varios grupos de espeleo. Muchas gracias por dar seguridad a todos los espeleólogos que visitamos y visiten esta estupenda cueva.


Y colorín colorado, el paseo por Fresca se ha acabado.



El video resumen en el siguiente enlace:
Miguel




































No hay comentarios:

Publicar un comentario