lunes, 15 de octubre de 2018

Travesía Mortero-Calaca 2018

                                   
                  Travesía Mortero del Crucero-Calaca

Participantes:  José Luis, José Manuel, David, Yolanda y Miguel.
Del Grupo Leganés: Diego.
Del Grupo Geget: Elena y Nacho.
El equipo de los Brincapozos




El día amaneció un poco nublado, pero poco a poco fue levantando la niebla. Cuando llegamos a la boca, el día estaba despejado.

Mirador del Asón
En esta ocasión, habíamos quedado con nuestro amigo Diego, del Grupo Leganés, en el cruce de entrada de Arredondo. Venía con dos componentes del Grupo Geget, Elena y Nacho, que se unieron para compartir esta aventurilla subterránea.
Después de las presentaciones, nos fuimos hacia Astrana y, como fuimos en el Rexton de José Manuel, los cinco de nuestro grupo llegamos a la boca en un periquete. Mientras  nos íbamos cambiando de ropa y preparando el material, José Manuel bajó a por Diego, Elena y Nacho, que al estar la pista en algunas zonas poco apta para la furgo que traía Diego, decidieron dejarla más abajo….


Estupendo día para hacer
espeleo en el Mortero del Crucero
Nos pusimos manos a la obra. Decidimos que Diego y Nacho montaran la sima de salida de la Calaca, mientras yo instalaba la entrada por el  Mortero del Crucero.
Los dos pozos del Mortero están instalados con spit, por lo tanto hay que llevar chapas con tornillos para poder montarla y dejarla en fijo, ya que no está preparada su instalación para recoger la cuerda como cualquier travesía, lo que te obliga a recoger la cuerda cuando sales de Calaca.


 Diego montando La Calaca


Una Haya permite colgar la cuerda hasta abajo, aunque hay un pequeño roce

Con una cuerda de 50 metros hago la instalación de entrada. Hay que fijarse bien en montar la cabecera del segundo pozo para utilizar un parabolt que hay montado y un spit en la pared de enfrente para colocar la cuerda de tal forma que no roce más abajo del pozo, es conveniente montar esa cabecera con un nudo en  Y  para evitar posibles.

Montando el pozo de entrada del Mortero del Crucero

José Manuel entrando por el Mortero del Crucero

Nuestra intención era explorar un poco la zona de unión con la Sima del Mazo Chico, que los del grupo AER de Ramales habían conseguido unir después de algunas campañas en esta sima, y con algunas duras y concienzudas desobstrucciones obtuvieron finalmente la esperada unión con Mazo Chico, que a su vez estaba unida al gran sistema de Cellagua.
Después de bajar todos los componentes los pozos de entrada, empezamos la exploración por la galería del río que encontramos a mano izquierda, en una zona que atravesamos por unos bloques para acceder al cauce del río, que en este caso no llevaba mucha agua.
El recorrido es seguir río abajo pasando por algunos Bypass que permiten continuar en algunas zonas donde el río se encajona y estrecha y no permite el paso.
Por lo tanto, una vez en el curso del río, llegamos al primer Bypass, que encontramos a la derecha, donde el río continua por un laminador por el que se puede pasar, pero algo incómodo. Los primeros pasan por el río, y los que van más atrás utilizan un paso a la derecha en forma de meandro seco por el que se va más cómodo (Bypass) y que llega al mismo sitio.
Un poco más adelante vuelve a pasar lo mismo, en este caso se continua por la izquierda por una gatera no muy estrecha que nos lleva a una galería más cómoda, donde volvemos a encontrar de nuevo el río.





Nacho atravesando una zona estrecha

Seguimos avanzando por el río, esta vez por galería cómoda, hasta que en una curva, el río desaparece por una zona baja, por lo que hay que subir por una rampa de arcilla a la derecha y buscar la continuación por un paso estrecho en el suelo, donde vemos instalada una cuerda en fijo, que comunica, a través de un paso en forma de L, la cabecera de un pozo de unos 10 metros de vertical, que continua por una rampa con coladas resbaladizas, que van a dar en su fondo al río.
Para poder continuar, ya que para acceder al río se cierra mucho el paso en una grieta bastante estrecha, debemos subir un poco hacia la derecha por una colada, y buscar un paso estrecho detrás de unas pequeñas formaciones, por donde pasamos algo incómodos, para encontrar una cuerda montada en fijo que desciende en rampa resbaladiza y con algunas formaciones, que nos deposita tras bajar unos 15 metros, en el curso activo del río.
Esta galería por donde corre el agua, nos permite continuar de una forma más cómoda un centenar de metros atravesando alguna pequeña sala de bloques hasta que se vuelve a cerrar la galería y el río se pierde por un laminador estrecho, que termina sifonando. La continuación está unos metros antes de llegar al sifón,  hacia arriba, a mano derecha, en  una rampa de barro, donde han colocado un reflectante que nos indica que debemos subir hasta él, y seguir a esa altura, hasta que encontramos una galería fósil por la que se puede avanzar bien.



Algunas formaciones 

Al llegar al sifón, el grupo que íbamos en punta, decidió volver hacia la zona de la travesía para no retrasar mucho la salida por Calaca, por lo que empezaron su regreso hacia la boca del Mortero.
Mi curiosidad por conocer el paso, que les llevó al grupo AER, durante tres campañas consecutivas, desobstruir para dejarlo practicable,  hizo que siguiera hasta encontrarlo, mientras  mi compañero José Luis me esperó en el río,  yo me fui a echarle un vistazo.
Se trata de una galería fósil que se coge en la parte alta de una rampa de barro, que continua de frente y  siguiendo la dirección de unos reflectantes  se va estrechando hasta llegar a una gatera estrecha donde me metí a echarle un vistazo para comprobar si se puede pasar más o menos bien.
Según los datos del grupo AER la gatera tiene unos 16 metros de recorrido, por lo que solo quise visualizar su dificultad. Al llegar a la mitad y quedando satisfecha mi curiosidad, viendo que se puede pasar, decido volver con mi compañero José Luis, que me esperaba en la galería del río, y, juntos, volvemos con nuestros compañeros para seguir por el recorrido de la travesía hacia Calaca.

Nuestra intención sobre esta breve exploración, era poder conocer parte de las galerías de unión con la Sima de Mazo Chico de cara a realizar algún día, cuando sea posible, una travesía entre esta sima y el sistema de Calaca, por lo que de momento, nos damos por satisfechos.

Empezamos la travesía desde la cabecera del río y nos dirigimos por una zona de bloques ascendiendo por el lado derecho de la galería, subiendo hasta la parte alta  hasta un paso estrecho que hay que remontar y que nos lleva a una sala, bordeando por su derecha y ascendiendo poco a poco llegamos a la base de una cuerda que hay instalada fija, que nos ayuda a subir a un conducto algo estrecho, y por otro tramo de cuerda, a la zona denominada el Caribe.

Se trata de un meandro superior fósil y en algunas zonas estrechas con varios remontes por cuerda fija que pasa por encima de la galería del Mortero y que nos conduce de una forma sinuosa hasta desembocar a una gran galería con un gran derrumbe, donde hay que bordear a través de un pasamanos en fijo un gran bloque.
Al otro lado del bloque continuamos por la galería encajada por la pared de la izquierda, descendiendo hasta alcanzar su parte baja, y avanzamos por esa zona, siempre por la izquierda, hasta un paso un poco estrecho que conduce al Río Negro, una zona cómoda donde encontramos unos curiosos "pendants" colgados, que nos deleitan la vista con sus formas caprichosas.

Siguiendo el Río Negro, llegamos a una rampa de arena que cruza perpendicularmente, desde la parte izquierda, la galería por la que venimos, este es un punto donde nos despista un poco, ya que te invita a continuar hacia abajo, pero por esa zona, no encontraremos ninguna continuación, en ese cruce, hay que seguir de frente por una grieta, tras la cual encontramos la instalación de un pasamanos ascendente que nos ayuda a remontar por unos grandes bloques para acceder a la gran Galería del Mogollón.
Esta gran Galería, llena de bloques, hay que ir subiendola por la zona más pisada y siguiendo las indicaciones de algunos hitos, hasta llegar a su parte más alta, desde donde se puede apreciar la dimensión de esta enorme galería.
Posteriormente descendemos por la izquierda buscando el descenso más cómodo, hasta una cornisa que salva un gran desfonde. Siguiendo el camino, llegamos al pie de una cuerda que hay montada en fijo, para subir un resalte de unos 6 o 7metros, una vez arriba  y continuando unos 50 metros más, llegamos al pie del Pozo de la Calaca, en una gran sala donde los huesos de diferentes animales los han colocado como si de un ritual se tratara.



La sensación que recibes al tener esta preciosa vista de la sala con el pozo iluminado por la luz exterior es la recompensa que obtienen los que hacemos espeleo, difícil de expresar con solo palabras.
No nos queda más que subir el pozo de unos 25 metros de altura en orden de antigüedad (los mayores primero) y los más rápidos después, para que sea la subida lo más fluida posible.




Montando un fraccionamiento para evitar un pequeño roce
Diego subiendo el pozo de la Calaca

Como la edad me obliga a subir el primero, una vez arriba, me voy directamente a desmontar el pozo del Mortero, para que cuando vengan los demás no nos quede más que cambiarnos, recoger todo el material y marcharnos, no sin antes despedirnos con  besos y abrazos de nuestros amigos, Diego, Elena y Nacho, con los que hemos compartido y  disfrutado de unos momentos inolvidables que nos quedarán en el recuerdo en la carpeta de favoritos….
Con este buen sabor de boca, pero algo secos, nos retiramos hacia Ogarrio para hidratarnos con unas cervecitas bien fresquitas, que como de costumbre nos tiene preparadas en su casa, nuestra buena amiga Yoyo…..

El Video resumen en el siguiente enlace:



https://www.youtube.com/watch?v=_Ws6XN40R_w&feature=youtu.be
   


  




No hay comentarios:

Publicar un comentario